¿Quieres llegar a ser un buen jefe? – Gestión – Emprendedores

El mítico personaje de Lou Grant, encarnado por Ed Asner, un ejemplo de jefe a seguir.

Ejercicios para controlar tu impulsividad, ayudarte a tomar las mejores decisiones… Fueron elaborados hace ya una década por Ronald Heifetz, Alexander Grashow y Marty Linsky en el Centro para el Liderazgo Público en la facultad Kennedy de Harvard.

Ejercicio 1: Comunicación

La próxima vez que te reúnas con tu equipo, tu plantilla, tus socios o tus inversores marca dos columnas en un folio.

En la de la derecha, apunta los comentarios o preguntas que formulaste en respuesta a la afirmación de otra persona. Escríbelas palabra por palabra. En la columna de la izquierda, anota lo que realmente pensabas cuando realizaste esos comentarios. Pregúntate que te sugieren las diferencias.

Si quieres mejorar aspectos de tu empresa, primero tienes que ver cómo estás tú. Para poder mejorar, tienes que estar bien tú. Y para mejorar a los demás, tienes que mejorar tu primero.

Autoanalízate y que es difícil cambiar las cosas, si las sigues haciendo como hasta ahora, sin pensar en qué tienes que cambiar algún patrón.

Para esa tarea personal es necesario ver qué información te estás guardando y por qué te la estás guardando.

Ejercicio 2: Autocontrol

Cuando durante una conversación sientas que estás a punto de perder los nervios, practica para mantener la situación bajo control.

Por ejemplo, espera y deja pasar dos o tres oportunidades antes de intervenir, en lugar de responder a la primera.

Si te das cuenta de que hay otra persona a punto de saltar, intenta ayudarla a gestionar la situación, por ejemplo, haciendo algún comentario sobre la aparente desproporción de la respuesta que ha tenido. Luego analiza el comentario y aplícatelo.

Ejercicio 3: Impulsividad

Reflexiona sobre un incidente reciente ante el que respondiste con tanta impulsividad que hasta tú mismo te sorprendiste.

¿De qué manera se relaciona ese incidente con algo que te sucedió en el pasado? ¿Por qué es esa experiencia anterior tan importante o por qué no la has resuelto todavía?

Ejercicio 4: Tolerancia al conflicto

Recuerda una conversación complicada que hayas mantenido recientemente. ¿Cuánto duró? La respuesta te dará una pista sobre tu nivel de tolerancia ante el desequilibrio.

¿Qué haces cuando te sientes abrumado por el caos, por la confusión o por el conflicto o cuando percibes que otros se sienten así? ¿Dar por terminada la conversación? ¿Reprimes la emoción?

Si tu tolerancia ante el conflicto es baja, ¿qué puedes hacer para reforzarla?

Ejercicio 5: Confrontación

Cuando te veas en medio de una conversación complicada, no aproveches la primera de cambio para salir del paso. Prueba a aguantar y a mantenerte en la conversación hasta la siguiente oportunidad. Entonces, evalúa de nuevo la situación y vuelve a intentarlo.

Si amplías progresivamente tu ancho de banda para el conflicto y el caos, descubrirás habilidades que ya estaban allí o músculos que ahora puedes reforzar.

Te será mucho más fácil mantenerte en tu lugar sobre cuestiones que te importen mucho o que te afecten directamente. Te vas a sentir más cómodo.

Ejercicio 6: Decisiones difíciles

Recuerda ahora algunas de las decisiones complicadas que has tomado en el pasado, como a qué universidad ir, si comprar esa casa o no, aceptar un trabajo… ¿

Por qué te resultaron tan complicadas? ¿Qué proceso seguiste para tomar la decisión? Piensa que, tomaras la decisión que tomaras, sobreviviste.

Si crees que te equivocaste, ¿qué has aprendido de la experiencia que puedas aplicar en el futuro? ¿Hubieras podido cambiar algo a medio camino para que el resultado hubiera sido más positivo?

Ejercicio 7: Satisfacción personal

Averigua cuál es la función que más te satisface. Intenta integrar distintas labores en contextos diferentes para ver si puedes obtener mejores resultados y más satisfacción con el mismo esfuerzo. Debes trabajar tu propia autoevaluación. Tienes que sentirte seguro contigo mismo. Tienes que estar satisfecho.

Pero si no te has trabajado, si estás en un momento de inseguridad, si no te valoras o tienes la autoestima baja, te va a resultar muy difícil ser un buen líder.

Ejercicio 8: Objetivos personales

Apunta en un papel una frase que exprese tu objetivo principal en la vida, no sólo como emprendedor. ¿Cuál es tú misión en este mundo? ¿Qué te hace sentir que todo lo que haces tiene sentido?

Ejercicio 9: ¿Qué quieres alcanzar?

Habla sobre tus objetivos –para la empresa– con otras personas de tu organización y explica, en términos específicos como quieres cambiar las cosas para intentar alcanzarlos.

Sé concreto. Mientras hables con cada persona, fíjate con atención en qué información parecen coincidir más y en cuáles se muestran indiferente.

Ejercicio 10: Responsabilidades

¿Qué responsabilidades te han asignado tus empleados? ¿Cómo te las han atribuido? ¿Son las que te corresponden? ¿Son las que tendrías que estar asumiendo? ¿Hay otras que te gustaría asumir, además, o en lugar de las que le han asignado? De ser así, ¿cuáles podrías empezar a desempeñar ya? ¿Cuáles deberías aprender?

Source link

Obtener Código Obtener Código

Be the first to comment on "¿Quieres llegar a ser un buen jefe? – Gestión – Emprendedores"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies