La Bici – La Inteligencia del Éxito – Casos de éxito – Emprendedores

¿Te das baños? No. No me refería a los que te limpian el cuerpo. Me refería a los que te limpian el alma. No a los baños de espuma, sino a los de humildad.
El síntoma más claro de falta de inteligencia entre la gente que alcanza cualquier tipo de éxito tiene lugar cuando el aumento de su éxito produce un descenso de su humildad.


#LaInteligenciadelÉxito

La sabiduría y la arrogancia son dos ascensores que se cruzan.
Cuando el primero baja…
el segundo sube.
@Anxo


  —Anxo, soy la encargada de la organización del evento de entrega de premios de mañana en el Hotel Palace de Madrid. Como sabe, se entregarán veinte medallas a otros tantos galardonados y posteriormente saltará usted al escenario para recibir el premio principal y dar su discurso de recogida.
  —Entendido.
  —Aprovecho para felicitarle por su premio.
  —Muchas gracias.
  —Como sabe, al evento hay que acudir de esmoquin. Tendremos un coche con chófer preparado para recogerlo a las 9 en su casa. ¿Me dice la dirección?
  —Gracias por el ofrecimiento, pero no será necesario. Iré en bicicleta.
  —¿Perdón? ¿En bicicleta?
  —Así es.
  —En bicicleta… ¿de esmoquin?
  —Sí. En bicicleta y de esmoquin.
La conversación se demoró unos cinco minutos más por todo el tiempo que me llevó convencerla de que no era una broma.
  —Le parecerá una indiscreción por mi parte, pero me produce curiosidad que prefiera ir en bicicleta a ir en coche con chófer.
  —No es ninguna indiscreción. Hay dos motivos por los que prefiero la bicicleta. El primero, que he construido 8Belts yendo a trabajar todos los días en esta misma bici. Si el resto del año ese es mi medio de transporte, considero coherente que el día del premio no deje de serlo. El segundo, que no quiero que ningún premio me haga perder la noción de quién soy, con o sin éxitos. Recoger este prestigioso premio en esmoquin pero en bicicleta es mi forma de pensar no solamente en hacia dónde voy, sino también en de dónde vengo.
  Ella me regaló una de esas sonrisas telefónicas que no se ven… Pero se oyen.


  Me imagino que al leer la historia es posible que te quede cierta duda sobre si mi relato es fiel a lo que sucedió o si lo he exagerado de alguna manera. Puedes estar tranquilo. Aunque lo he contado tal cual sucedió, no necesitas fiarte. Este es el enlace al vídeo que incluye no sólo el discurso de recogida del premio, sino las caras de sorpresa de los invitados ante la llegada del premiado en esmoquin y en bicicleta.

                                             
https://youtu.be/nrLSuDFZbJg

  Si no lo has hecho ya, te recomiendo asimismo que leas el Peldaño 29 de Los 88 Peldaños del Éxito. En él aparece el desarrollo de un principio que yo me he prometido tener siempre presente, el cual explica por qué en 8Belts no contratamos a gente arrogante por muy impresionante que sea su currículum. Este principio es que una persona arrogante busca brillar. Pero una persona humilde busca crecer.
  Para acabar el Peldaño, lo completaré con otra historia de esas que limpian el alma, igual de reveladora e igual de real que la anterior y que tuvo lugar unos años antes.


Me encontraba con un amigo en una fiesta cuando la anfitriona nos presentó a un hombre de unos cincuenta años, con barba y muy elegantemente vestido. Charlamos con él brevemente, y en los pocos minutos que duró la conversación, se pasó casi todo el tiempo haciendo alarde del hecho de que prácticamente nadie domina seis idiomas, pero él sí. En cuanto se giró y nos despedimos, mi amigo se apresuró a compartir sus sensaciones:
  —Sé lo que estás pensando.
  —¿…?
  —Qué imprudente este señor presumiendo de sus seis idiomas, sin saber que tú hablas nueve. Me imagino que habrá inflado tu ego.
  —Te equivocas. En realidad no ha sido un baño de ego, sino un baño de humildad.
  —¿Cómo es posible? —exclamó mi amigo sin ocultar su confusión.
  —Porque estaba pensando no en el hecho de que él presumiese de hablar seis idiomas sin saber que yo hablaba nueve, sino en las veces en que yo pude haber presumido de hablar nueve sin saber que ante mí tenía a alguien que dominaba doce.


  Tener inteligencia del éxito es tener presente esta frase, la cual se encuentra entre las frases más curativas, a fin de repetírtela a ti mismo durante toda tu carrera hacia el éxito:

No pierdas nunca de vista la humildad. Es el lugar más sano del mundo.

Source link

Obtener Código

Be the first to comment on "La Bici – La Inteligencia del Éxito – Casos de éxito – Emprendedores"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*