¿Por qué nos cuesta tanto acertar con los regalos de Navidad?

Ya hemos pasado por el compromiso social de hacer regalos a nuestros allegados, y también de poner buen cara cuando recibimos regalos de los mismos (aunque aún tienen que llegar los Reyes, para quienes lo celebren). Sin embargo, a pesar de todo, continuamos cometiendo no pocos errores, y también los cometen con nosotros.

¿Por qué se produce esta discrepancia más allá de que a veces no conocemos en absoluto a nuestros familiares?

El problema psicológico que subyace en los regalos es que quienes lo hacen se centran en el momento de la recepción (esperan que le haga ilusión) y que quienes lo reciben se centran en la utilidad del regalo a largo plazo. Es que lo señala una investigación realizada por expertos en marketing de la Escuela Tepper de Negocios de la Universidad Carnegie Mellon y la Escuela Kelley de Negocios de la Universidad de Indiana.

Los investigadores han identificado los tres errores más comunes al hacer un regalo:

  • Regalar cosas que no nos han pedido, en aras de sorprender (mejor fijarnos en listas de deseos).
  • Centrarse en objetos materiales, que tienen más posibilidades producir sorpresa inmediata, que no en experiencias, que ofrecen una satisfacción demorada.
  • Hacer regalos “socialmente comprometidos”, como donaciones a una institución caritativa o una ONG en nombre de la persona a la que le hacemos el regalo.

Imagen | h0lydevil

Source link

Obtener Código

Be the first to comment on "¿Por qué nos cuesta tanto acertar con los regalos de Navidad?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*